De vuelta de Copenhague, hace unos meses, pensábamos en lo bien que lo hacen estos escandinavos en esto de ponérselo fácil a los padres. Vimos halls de hoteles convertidos en parques infantiles, parques infantiles que en verano se convertían en piscinas públicas y bicicletas que se parecen mucho a carros de caballos, las míticas Christiania Bikes. Y qué lejos estamos de esto, es lo siguiente pensar. Bueno, pues quizás un poco menos que antes.

Paseando por el barrio de Gracia de Barcelona encontramos L’Hora Lliure y nos paramos un segundo a fisgonear. Es un espacio creado por un grupo de familias y amigos pensado para que todos, padres, hijos, amigos, se puedan relacionar y disfrutar de un espacio conjuntamente, sin pasar frío en invierno ni calor en verano, que no es poco.

Una jauría feliz de grandes y pequeños, con talleres como el de Yoguitos (yoga para niños) o el de Babybongo, fiestas de cumpleaños, espectáculos los domingos y pasteles de producción propia. Y esto, y mucho, también nos gusta.

Tienes toda la información en su web.