Y por eso envidio todo y cada uno de los objetos en series limitadas que crea. Los quiero todos, oh sí, sin excepción. Sus objetos están creados a partir de materias primas naturales, son minimalistas y poéticos y capaces de acabar con la pizca cotidianidad que pueda quedar en tu hogar.

Nos gustan así los diseños. Reducidos a lo esencial, con una identidad fuerte y con la capacidad de romper las barreras convencionales. Y Caroline cumple, ya sea con su lámpara antorcha o con las tablas de madera para cocinar, por poner un par de ejemplos.

Así que, sin más, os dejamos algunas imágenes de su gama y este link para insaciables, mientras nos vamos a escribir la carta de Reyes Magos, por si suena la campana… ¡Feliz finde!