Sí, por favor, más iniciativas como ésta. Absolutamente fascinantes son los trabajos de esta carpintería y ebanistería de Madrid. Al verlos me he puesto un poco nostálgica, no lo voy a negar, recordando la ‘cocinita’ que me hizo mi padre en mis tiempos de enana (los fogones eran los tapones de los carretes de fotos). Pues esto va un poco así, como pedírselo a Papá. Sabes que te va a gustar. Y funciona muy fácil:  envías un mail con tu idea/ dibujo/ recorte, los materiales con los que te gustaría hacerlo, los acabados, las medidas y, si se ajusta a tu presupuesto, ellos se ponen manos a la obra. Todo a medida y con mimo. Que no todo va a ser comprar prefabricado.

Éstos son algunos de los proyectos que aparecen en su web, con una fotografía cuidada y luminosa que tampoco es moco de pavo. Nos rendimos a su encanto, cómo no.