El vértigo a la hoja en blanco, al lienzo sin pintar y al «érase una vez…» es una sensación con la que no nos queda más remedio que convivir a  los que nos dedicamos a cualquier cosa que implique un proceso creativo. Hay algo peor: el traslado del lugar de trabajo a un entorno completamente...