Lo voy a reconocer. A menudo suelo fantasear con que vivo en un sitio que no se parece mucho al sitio en que vivo. Imagino también que mi pelo suelto al viento se mueve a cámara lenta quedando despeinadamente ideal y que en mi camino se cruzan maravillosas historias de amor y desamor de estas que se recuerdan como fotos de un fotomatón. Pero no nos engañemos: vivo donde vivo, el pelo al viento se me pega en el pintalabios y las historias de amor y desamor son lo que son: historias. Y es entonces cuando veo que no me queda otra que culpar a la gente de Free People por crearme unas expectativas de vida que, de momento, mucho mucho no se cumplen.

Y algunos os preguntaréis: ¿qué es esto de Free People? Y yo os diré: “mirad este video”.

Y ahora que ya lo habéis visto, mirad este otro.

Y ahora que también lo habéis visto, ya podéis mirar aquí. Os presento oficialmente a Free People y todas sus maravillas. Os aviso, respirad profundamente y contad hasta diez antes de quererlo TODO.

33217076_004_0

33568593_001_0

33589813_001_0

33622051_031_0

33706888_070_0