Si algo está proliferando en Barcelona (y de verdad que nos encanta) son los mercadillos de pulgas. O dicho de otro modo menos “picante”, los mercadillos de cosas de segunda mano. El Flea Market es uno de los más arraigados en la ciudad condal y tanto es así que este fin de semana cumple ¡siete años! (que se dice pronto, pero no). Viendo lo mucho que ha crecido en todo este tiempo, promete ser un evento a destacar en nuestra agenda para el fin de semana. Además de tesoros únicos con olor a viejuno, siempre hay con quien reencontrarse y con quien encontrarse por primera vez, ya que el ambiente del sitio invita a hacerse amigo hasta de los perretes que pasean entre los pies del gentío.

Paraditas de ropa, zapatos, bolsos, cámaras, discos, trastos y todo lo random que te puedas imaginar. Todo tiene cabida allí si antes ha pertenecido a otra persona (es una de las normas inquebrantables si es que quieres optar a poner tu propio ‘stand’ allí).

11-November-e1414424771489 flea_junio2014-24 flea_september2014-55 img_2078-2-1112x741 img_2140-modifier

Si tienes pensado ir, te damos tres consejos muy prácticos que nos vas a agradecer sí o sí:

1: lleva de casa tu propia bolsa de tela (o de plástico, o de papel, pero lleva al menos una bolsa. Vacía, se entiende).
2: lleva un calzado cómodo. El recinto no es muy grande, pero darás muchas vueltas. Nos lo agradecerás, en serio.
3: practica el arte del regateo. ¡Que nunca se pierda esa costumbre ancestral!

No sé vosotros, ¡pero yo ya tengo lista la bolsa, las zapas y el monedero!

(Todas las fotos son de Flea Market)