Venga, va, que levante la mano quien no tenga un amigo en la pandilla de estos que te hacen clamar al cielo con sus despistes de calibre titánico. Pero se hacen de querer, para qué engañarnos. Así que si este año estáis pensando en facilitar un poco su existencia (y de paso la vuestra porque así...